Como gestionar tu flota de vehículos de forma eficiente

Conductores profesionales

En una empresa de transportes y gestión de flotas los accidentes están a la orden del día. La mayoría de las veces son imprevisibles y no se pueden controlar, pero en otras ocasiones son producidos por algún tipo de imprudencia.

Consejos de seguridad para conductores profesionales

 

En una empresa de transportes y gestión de flotas los accidentes están a la orden del día. La mayoría de las veces son imprevisibles y no se pueden controlar, pero en otras ocasiones son producidos por algún tipo de imprudencia. Por eso, el gestor de una flota y los responsables de la empresa deben concienciar a sus trabajadores de la importancia de la seguridad en los traslados. Estas son algunas recomendaciones que se pueden valorar a la hora de ponerse en carretera:

  • Lo primero a tener en cuenta es que la seguridad propia y de otros conductores es primordial. En ocasiones, por entregar un pedido a tiempo al cliente se infringen las normas y se cometen negligencias que pueden tener peores consecuencias que un simple retraso. 
  • La actitud al volante también es importante: hay que conducir sin tensión y sobresaltos. El estrés y la crispación pueden ser causa de accidentes, por lo que hay que enfrentarse a la conducción con calma y manteniendo el respeto hacia otros conductores y peatones. 
  • La persona que se dedica profesionalmente a la conducción debe mantener los tiempos de conducción y descanso que le permitan desarrollar su trabajo correctamente. Además, estos tiempos están marcados por la legislación europea y si no se cumplen pueden acarrear elevadas multas.
  • Para poder aguantar las largas jornadas de viaje es recomendable dormir bien, sin escatimar en horas. Un conductor descansado estará más pendiente a los posibles estímulos anómalos y reaccionará mejor en caso de accidente.
  • Relacionado con el punto anterior, también es aconsejable llevar una dieta adecuada. Por ejemplo la excesiva ingesta de hidratos de carbono justo antes de conducir puede provocar somnolencia y producir despistes. Y por supuesto, el conductor no deberá tomar bebidas alcohólicas antes de su jornada laboral.
  • Puede ser muy útil valerse de las nuevas tecnologías para planificar los viajes y utilizar la localización gps y los distintos instrumentos que dispone el vehículo para evitar posibles atascos o trayectos con riesgo de accidente por obras o pavimento en mal estado.
  • Tanto la empresa, como el propio conductor deben conocer el estado técnico y mecánico del vehículo que va a conducir para evitar averías o incluso accidentes en el peor de los casos. Hay que revisar especialmente aquellas partes del vehículo que tienen que ver con la seguridad de los pasajeros, como el sistema de frenos o los cinturones de seguridad. Respecto a los cinturones, es imprescindible que el conductor tenga plena consciencia de la importancia de ponérselo: existe un 25% más de probabilidad de muerte en un accidente si el ocupante del vehículo va sin cinturón de seguridad.
  • También hay una serie de acciones que pueden mejorar la conducción como coger el volante con suavidad y al mismo tiempo con firmeza, reducir y aumentar la velocidad con las marchas y no mediante acelerones o frenazos, aumentar la distancia de seguridad o reducir la velocidad de manera adecuada en las curvas.
  •  Por último, hay que valorar dos factores que pueden influir mucho en la conducción: la climatología y el terreno. Si hay probabilidades de lluvia, nieve o calor extremo, por ejemplo, habrá que acondicionar el vehículo para estos factores meteorológicos y conducir de manera más prudente. De igual modo, habrá que adaptar la conducción a terrenos poco amigables como caminos sin asfaltar o zonas resbaladizas.